Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

De teleoperadores y divorcios

Hace un tiempo, un día de esos en que la musa se decide a tocarnos el timbre y preguntar si puede pasar a tomarse un café, acepté el envite y, tras una charla como pocas, acabé convencido de que nuestra mente es como una lavadora. Puede parecer absurdo, lo sé, pero el caso es que, a día de hoy, sigo pensando lo mismo (para más detalle, ver: “La lavadora de emociones”). Pues, esta misma semana, después de varios meses sin saber sobre su paradero, la damisela ha vuelto a visitarme. Y no sé si fue producto de sus experiencias interpersonales por el mundo o mi debilidad a causa de la fiebre que en esos momentos me aquejaba, la cuestión es que ha vuelto a engatusarme y, tras taladrarme los oídos con sus chácharas, esta vez, ha logrado meterme en la cabeza la idea de que tramitar un divorcio es como dar de baja los servicios contratados con un teleoperador. Confieso que, ni bien me lanzó semejante patujada, mi cara se congeló. Pero, después de resetear mis pensamientos, caí en la cuenta de …

Entradas más recientes

La otra cara de Kafka - Un guiño al psicoanálisis

El bocado

Depresión y agotamiento - La otra cara de la positividad

Nuevo libro de relatos breves

Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra

Ten misericordia

La magia de los encuentros efímeros

Instantáneas porteñas

El nuevo Desván de Moebius

¿Quién es Moebius?