12 de julio de 2016

El Regalo de los Elefantes Sagrados




Solo fue cuestión de seguir las pistas que le pusieron ante sus ojos los elefantes sagrados de las tierras de Gauranga: un primer contacto fugaz, un deseo tímido e ignorado durante meses, luego un error, un par de coincidencias, la intuición de que allí había algo grande y maravilloso que les estaba reservado y, finalmente…, ahí estaba el ansiado regalo.


Lo descubrió en una ciudad que no duerme, mezclado entre abrazos, sonrisas y besos de dulces reencuentros (como el suyo). Estaba envuelto con una capa de inmensa Alegría y  coloreado con una Luz especial: era la luz que reflejaba la Bondad de su Esencia. Lo tomó entre sus manos con mucho cuidado, para no hacerle daño, y lo supo de inmediato: aquello era Real. Y fue así como se decidió a Tomarlo, para no dejarlo jamás, y arroparlo entre sus brazos y Ofrecerle el mundo.



Para VOS, mi GRAN REGALO SAGRADO…



Fernando Adrian Mitolo


No hay comentarios:

Publicar un comentario