13 de febrero de 2016

Still Life

La historia de un hombre especial


A veces, alguien solitario, obsesivo y sin vida social, y aparentemente alejado de lo que consideramos “la vida real”, puede esconder a una persona extremadamente bella.

Es el caso de John May, el personaje brillantemente interpretado por Eddie Marsan en el film de Uberto Passolini “Still Life”: un empleado de ayuntamiento, cuya labor cotidiana consiste en encontrar a los seres queridos —o a veces no tanto— de las personas que acaban de morir y que nadie reclama, para organizarles su funeral.

El final, como si de una verdadera bofetada del destino se tratase, nos muestra una interesante paradoja, a la vez que una curiosa vuelta de tuerca, que removerá las emociones más profundas.  

"Still Life": un canto al verdadero sentido de la vida, a la bondad, a la humanidad y al altruismo, sobre el telón de fondo de la muerte.



Fernando Mitolo ©

Febrero de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario