5 de mayo de 2015

Efectos secundarios

Otro caso de indigestión


Celestino Miranda tenía la extraña creencia de que cada palabra que profería su boca dejaría de existir. Por eso, a la edad de siete años, dejó de hablar. Murió al poco tiempo, según acreditaron los médicos, de una grave indigestión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario