4 de mayo de 2015

Bibliofagia

Un caso de indigestión


A Celestino Miranda le apasionaron las letras desde pequeño. Una tarde, encerrado en la biblioteca, decidió que ya era el momento; abrió la enciclopedia prohibida, se detuvo en la primera página y, con los ojos cerrados, fue tomando cada una de las palabras y comenzó a comérselas, hasta que murió.  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario