30 de marzo de 2015

The Hole

No todo es frivolidad

Una obra que deja una interesante reflexión más allá de sus aparentes números de cabaret, circo y burlesque.
En esta peculiar obra, mezcla de acrobacias en trapecio, pole dancing, y hombres y mujeres con cuerpos de infierno, "La Terremoto de Alcorcón" hace un verdadero y certero guiño a nuestra actual "cultura de la evitación", esa que a base de pastillas narcotizantes, cirugías estéticas y demás artilugios imaginarios, pretende hacernos creer que el dolor de una pérdida, la angustia ante lo incomprensible, o la ansiedad por eso que se nos antoja exageradamente estresante, se curará haciendo la vista a un lado. Algo así como: "Lo que no veo, no existe".
Como reza el eslogan de The Hole: "Para salir del agujero, hay que entrar en el agujero". Y nada mejor dicho. Si queremos ir más allá de emociones tan humanas como el dolor, la angustia o la ansiedad, no basta con aplicarnos cataplasmas ni recetas baratas de autoayuda. Mal que nos pese —porque sí que pesa, esa es la verdad—, la única forma de curarnos de esos mal llamados "demonios", es meternos dentro y atravesarlos. Solo así podremos, finalmente, sanar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario