31 de marzo de 2015

La cara B de la crisis

¿Cómo aprovecharla para educar en valores?

(imagen sacada de blogmujeres.com)
Un tema que me viene dando vueltas desde hace tiempo es precisamente este: cómo darle una vuelta en positivo a la crisis. Esto, a primera vista, no deja de ser una frase trillada. Sin embargo, si podemos ir más allá y redirigir la cuestión hacia la educación en valores, si tenemos claras y bien trabajadas algunas cuestiones propias, el camino estará más que trazado y sólo deberemos dejarnos llevar.

Un ejemplo de esto es el reportaje que vi hace unos años en un telediario, cuando la crisis ya comenzaba a hacer mella en la clase media. Recuerdo que, debido a la merma de los ingresos económicos de una familia, una madre reivindicaba ante las cámaras la necesidad de que su hijo no padeciera los efectos de aquella coyuntura, como si el hecho de tener diez años lo eximiera de tener que vivir ese tipo de experiencias. "No puedo quitarlo de futbol, es un niño", rezaba esa madre, quien, por otra parte, dejaba a las claras las penurias en las que su familia estaba inmersa.

Las preguntas son: ¿Por qué?, ¿Por qué no se puede quitar a un niño de una actividad en un momento en el que, toda la familia, él incluido, debería poner el hombro? ¿Qué se pretende ahorrarles a nuestros hijos con este tipo de ideas preconcebidas?, ¿Qué les estamos enseñando?, ¿el "Todo es posible"?

Sin mucho revolver, la respuesta a estos interrogantes la encuentro en una de las características de nuestra sociedad actual: cultura de la evitación del dolor y la frustración, como si esto fuera el garante de la felicidad. Craso error. ¿Por qué no pensar que es precisamente eso,  el vivenciar y tolerar la frustración por una situación adversa, el compartirla con nuestra familia, el hacer de eso el motor del cambio, lo que nos dará las herramientas para enfrentar, en un futuro, nuevas situaciones similares? ¿Por qué quedarnos en la inmediatez de la "analgesia" y no ir más allá? ¿Por qué nos cuesta tanto posponer, como decía Freud, la satisfacción inmediata a la que nos lanza el principio del placer y tomar en cuenta el principio de realidad?

Para terminar, simplemente una frase: "Todo proyecto que se base solamente en "lo deseable" sin tener en cuenta "lo posible" está condenado al fracaso".

30 de marzo de 2015

The Hole

No todo es frivolidad

Una obra que deja una interesante reflexión más allá de sus aparentes números de cabaret, circo y burlesque.
En esta peculiar obra, mezcla de acrobacias en trapecio, pole dancing, y hombres y mujeres con cuerpos de infierno, "La Terremoto de Alcorcón" hace un verdadero y certero guiño a nuestra actual "cultura de la evitación", esa que a base de pastillas narcotizantes, cirugías estéticas y demás artilugios imaginarios, pretende hacernos creer que el dolor de una pérdida, la angustia ante lo incomprensible, o la ansiedad por eso que se nos antoja exageradamente estresante, se curará haciendo la vista a un lado. Algo así como: "Lo que no veo, no existe".
Como reza el eslogan de The Hole: "Para salir del agujero, hay que entrar en el agujero". Y nada mejor dicho. Si queremos ir más allá de emociones tan humanas como el dolor, la angustia o la ansiedad, no basta con aplicarnos cataplasmas ni recetas baratas de autoayuda. Mal que nos pese —porque sí que pesa, esa es la verdad—, la única forma de curarnos de esos mal llamados "demonios", es meternos dentro y atravesarlos. Solo así podremos, finalmente, sanar.

29 de marzo de 2015

Martín Chirino vuelve a Las Palmas de Gran Canaria

Una cita obligada con la cultura y la historia.


El Castillo de la Luz, la fortaleza que antaño defendió a la ciudad del ataque de los piratas, renace tras su remodelación y nos regala, no solo las esculturas, grabados, pinturas y aguafuertes del artirsta grancanario sino que, además, acogerá la sede la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino.  

28 de marzo de 2015

Expo de Botero en Sicilia

Exposición de Botero en Sicilia



El beso de Judas
Desde el 21 de marzo hasta el 21 de junio, la ciudad siciliana de Palermo acogerá en el Palacio de los Normandos la muestra del artista colombiano Fernando Botero: "Via Crucis. La Pasión de Cristo" 

Se trata de una colección de 51 obras –entre las que figuran oleos y grabados— que el artista donó al Museo de Medellín y que ahora, tras ser expuesta en la ciudad de Nueva York, llega a la isla italiana para el disfrute de los amantes del arte.

Para más información, haz clic aquí


¿Quién es Moebius?

Un día, sin otra intención que la de perder el tiempo, decidí curiosear por entre entre los artilugios y chirimbolos de mi desván. Apenas entrar, vi un trozo de papel plateado tirado en el suelo. Me acerqué, me agaché para agarrarlo y, para mi sorpresa, vi que estaba retorcido sobre sí mismo formando la figura de un número ocho: era una cinta de Moebius.

Desde siempre, el mero hecho de recorrer con la yema de mis dedos el contorno de aquella paradójica topología, me había fascinado. Quizás por eso, ese día, cuando tuve que elegir un seudónimo para el texto que iba presentar en el Concurso de Relatos Breves, no lo dudé: Moebius. A partir de ahí, esa fue mi seña de identidad literaria. 

Hoy, pasados ya unos cuantos años, sufro lo que algunos han dado en llamar "posesión literaria". Comenzó hace meses, cuando se me ocurrió la idea de armar un blog. Lo que no sabía era que esa idea no era totalmente mía. Al principio tuve dudas. No quería un simple escaparate de letras y relatos. Pero, poco a poco, Moebius fue dándome las pistas, hasta el punto de tomar las riendas, y este ha sido el resultado.

En "El desván de Moebius", un espacio para la narrativa, el psicoanálisis y el arte, encontrarás diferentes rincones en los que curiosear y mirar. Sin darte cuenta, te perderás entre ellos. Podrás empezar por uno y acabar en otro. Textos de narrativa, temas de interés bajo la óptica del psicoanálisis, pinturas y grabados, así como enlaces a eventos culturales, videos y todo cuanto vaya apareciendo en el desván. 

Pero, en definitiva, ¿quién es Moebius? Moebius no es uno ni es dos, y, a la vez, es uno y es dos. Moebius somos dos hermanos argentinos, separados por más de diez mil kilómetros de distancia y unidos por el gusto y la pasión por la literatura y el arte: yo, Fernando Adrian Mitolo, psicólogo de profesión y escritor de tiempos libres, y Ricardo Nicolás Mitolo, pintor y adicto a los colores. 

Solo resta decirte que te animes y entres. No tengas vergüenza y revuelve, desordena, toma prestado y devuelve, pide, da, y entre todos iremos contruyendo y deconstruyendo este desván.

Moebius